Prácticos

Hidratación y tu longevo

Nuestro cuerpo está constituido por más del 65% de agua, aunque con la edad estos niveles se reducen al 45% – 55%, lo cual pone en riesgo la salud.

Así que procura que tu longevo esté bien hidratado ya que gracias a ello se mantienen sanos los riñones, se lubrican las articulaciones, y mantendrá optimamente su rendimiento físico y cognitivo.

Agua

Entre otros beneficios para el cuerpo humano, el agua lleva los nutrientes a las células, ayuda a la digestión y a la eliminación de residuos, mantiene el volumen sanguíneo y la concentración adecuada de electrolitos.

Una persona longeva debe tomar entre 2.5 a 2.75 litros de agua al día, esto es, de 8 a 10 vasos diarios. Toma en cuenta que esta cantidad de líquidos los debe ingerir aunque no tenga sed, a lo largo del día y no de un jalón.

Se recomienda que de preferencia sea agua pura, aunque también se pueden consumir, agua de frutas, jugos naturales, leche o caldos. Es bueno que la beba durante los alimentos para favorecer su ingesta, y que tome de 4-6 vasos de líquidos entre comidas. También puede acompañar la toma de sus medicamentos con, por lo menos, 180 ml de agua.

Deshidratación

La deshidratación de una persona longeva se asocia con una serie de trastornos conocidos como desequilibrios electrolíticos, que pueden ocasionar problemas del corazón, alteraciones neurológicas, deterioro cognitivo, confusión y caídas.

Acorde al grado de deshidratación tu adulto mayor podría sufrir: aumento de latidos de su corazón, baja de su presión arterial, menor cantidad de orina, orina oscura, somnolencia y mareo o confusión. ¡Consulta con su médico si es el caso!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s